20.02.2019

Características de los suelos de PVC o vinílicos y sus beneficios para el medio ambiente

Los suelos de PVC (policloruro de vinilo) se encuentran en auge, y cada vez están más presentes en hogares y locales comerciales de todo el mundo.

Este tipo de suelo se puede comprar en forma de losas o en rollos y disponen de una amplia gama de texturas y colores, siendo los más utilizados aquellos que imitan a la madera. Su facilidad de instalación y las posibilidades creativas que ofrecen los convierten en la opción ideal en reformas.

Las principales características de los suelos de PVC son:

- Alta resistencia

- Impermeabilidad

- Higiene

- Rapidez en su instalación

- Buena relación calidad/precio

- Fácil limpieza y mantenimiento

Todos estos factores han propiciado su uso en edificios públicos, sanitarios, educativos o centros y locales comerciales, ya que son lugares de mucho tránsito en donde necesitan tener bastante seguridad e higiene. No obstante, en los últimos años, este tipo de pavimento ha experimentado una expansión hacia las viviendas particulares, gracias a su multitud de diseños y sus posibilidades decorativas. Además, todos los que instalan suelos de PVC en sus hogares, en seguida descubren sus ventajas (resistentes al tiempo, prácticos, ligeros, higiénicos, etc).

El PVC es una combinación química de carbono, hidrógeno y cloro, lo que lo convierte en un material ligero y termoplástico. Gracias a su gran versatilidad, su excelente relación calidad/precio, resistencia y sencillez de mantenimiento lo podemos ver a menudo en la industria de la construcción presente en multitud de elementos como, por ejemplo, puertas, ventanas, tuberías, mobiliario y pavimentos, entre otros.

Asimismo, el PVC tiene a su favor varios aspectos desde el punto de vista medioambiental. En cuanto a su producción necesita un 15% menos de energía que otros materiales como la cerámica, y un 50% menos de petróleo que otros plásticos, por lo que emite menos cantidad de CO2 a la atmósfera. Por otro lado, son materiales de larga duración, esto se aprecia especialmente en los suelos de PVC que pueden permanecer en perfectas condiciones durante años tan solo con unos cuidados mínimos. Finalmente, también hay que tener en cuenta que gracias a su versatilidad, el reciclado del PVC es uno de los más sencillos, pudiéndole dar una segunda vida al material y transformarlo en otro producto distinto.

¿Te ha gustado?