06.08.2019

La evolución del sector retail: simbiosis entre lo físico y lo digital

En los últimos meses muchos han especulado sobre el apocalipsis o la catástrofe del retail, sin embargo, este sector está lejos de llegar a su fin.

En términos de inversión, en España el retail encabeza el ranking con más de 3.500 millones de euros, por delante de las oficinas o el sector industrial. Y a nivel mundial, ocupa el segundo puesto, superando los 150.000 millones de euros. 

Ante esta situación, se puede afirmar que las tiendas físicas y el retail como concepto no van a desaparecer ni a corto ni a largo plazo. Al contrario de lo que muchos piensan, el comercio electrónico y las ventas online no están acabando con la vida comercial en las calles de las grandes ciudades y en los centros comerciales, si no que los están haciendo evolucionar.

En este sentido, al cliente cada vez le cuesta más diferenciar las cualidades o ventajas entre el mundo físico y lo digital, debido a la simbiosis que se está produciendo en el sector retail entre ambos. Esta combinación con lo mejor de los sistemas tradicional y digital está provocando que las compañías 100% online miren con cariño al offline y se estén poniendo en marcha para crear sus propias tiendas físicas. Por su parte, el retail tradicional se ve obligado a complementar sus servicios de ventas a través de canales online. Es decir, se trata de complementariedad y crear sinergias entre unos canales y otros.

En este nuevo mercado donde conviven el offline y el online, las empresas están cambiando sus estrategias para crear espacios físicos híbridos, donde se entremezcla lo tradicional con las tecnologías digitales como, por ejemplo, la integración audiovisual a través de pantallas. Asimismo, se busca generar experiencias que atraigan y capten al público objetivo con menos puntos de venta pero más operativos, dinámicos y atractivos.

Además, en la actualidad las empresas también pueden hacer marca a través de otras plataformas y medios como la tienda online o los influencers en sus redes sociales, mostrándose más cercanas y amigables de cara a los consumidores.

En definitiva, se trata de innovar para vivir. El retail a pie de calle y en los centros comerciales no desaparecerá, sino que cambiará y evolucionará hacia las nuevas demandas de los consumidores.

¿Te ha gustado?