06.11.2019

6 consejos clave para la reforma de una cocina

La cocina es una de las principales estancias de una vivienda, la que más uso tiene y en donde pasamos la mayor parte del tiempo.

Si ha llegado el momento de llevar a cabo una reforma integral (incluyendo muebles, encimeras, electrodomésticos…), es importante que tengamos en cuenta una serie de consejos clave que nos ayudarán a conseguir la cocina perfecta.

En primer lugar, dependiendo del espacio del que dispongamos, hay que buscar la distribución más funcional. Existen multitud de opciones: en forma de L, en forma de U, con península, con isla, etc. Hay que pensar bien qué distribución queremos en función de nuestras costumbres y necesidades. Debemos poner la comodidad en el punto de mira y realizar un diseño teniendo en cuenta los movimientos en cada una de las tres zonas de uso: preparación, cocción y almacenaje.

La elección de una buena encimera es fundamental si queremos que nuestra cocina sea duradera. Hay que valorar tres factores: resistencia, mantenimiento y estilo. Es decir, debemos pensar tanto en la dureza como en la estética, lo ideal es escoger colores neutros y acabados sencillos que no pasen de moda.

Para cocinar bien, debemos tener una buena iluminación. Además de la luz principal, se pueden colocar puntos de luz sobre las superficies de trabajo. Cada vez se están viendo más las tiras de luces LED bajo los muebles altos, aportando un toque moderno a la decoración. Debemos planear con antelación las tomas de corriente que vamos a necesitar para que puedan quedar ocultas bajo el falso techo y los revestimientos de las paredes.

En cuanto al suelo, debemos elegir un pavimento resistente y de fácil mantenimiento. Hoy en día existen en el mercado una gran cantidad de modelos y materiales: gres porcelánicos, baldosas hidráulicas, suelos vinílicos, etc. Su durabilidad dependerá de la calidad del material que escojamos. Ante todo, hay dos aspectos fundamentales que debemos tener en cuenta a la hora de cambiar el pavimento: que no haya humedades y dejar que un profesional cualificado lo coloque, pues una mala colocación puede desencadenar en que las baldosas se acaben rompiendo.

Aunque la pintura y el papel pintado están de moda, no son aconsejables en zonas donde pueden haber salpicaduras y manchas. El frente de la encimera y las zonas de alrededor del fregadero y de la vitrocerámica requieren de materiales inalterables y de fácil mantenimiento como, por ejemplo, la cerámica, el acero inoxidable, el cristal o la piedra. 

Finalmente, también hay que evaluar y planificar bien el almacenaje. Debemos asegurarnos de que las cosas de uso diario queden a una altura cómoda, dejando lo muebles más altos para guardar los objetos que empleemos con menos asiduidad. No debemos olvidar destinar una pequeña parte del presupuesto para los accesorios. Invertir en baldas y bandejas extraíbles o cajones para aprovechar las esquinas nos permitirá ordenar bien todo el menaje de cocina y encontrar cada objeto de manera rápida y fácil.

¿Te ha gustado?