09.01.2020

6 consejos clave para pintar tu casa

Según un estudio realizado por Bruguer sobre hábitos de pintado del hogar, el 40% de las familias españolas deciden pintar su hogar sin la ayuda de un profesional.

En este sentido, cada vez son más las personas que se suman al movimiento DIY (“Do It Yourself” o “Hazlo tú mismo” en español). Al pintar la casa, no solo limpiamos las paredes de roces y arañazos, sino que además, con solo cambiar el color, podremos darle un aire completamente diferente a cada estancia. Sin embargo, es importante que sigamos una serie de consejos clave para conseguir unos buenos resultados a la hora de pintar. 

Lo primero que debemos hacer es planificar por dónde empezar y comprobar que tenemos todo el material a nuestra disposición (cinta de carrocero, masilla, lija, espátula, rodillos, brochas, pintura, escaleras, etc). Es importante despejar el espacio retirando los muebles y cubrirlos con sábanas viejas o plásticos. Sobre el color, hay que tener en cuenta que la pintura oscurece al secarse, por lo que si dudamos entre dos tonos es mejor escoger el que veamos más claro.

Antes de comenzar con la brocha y el rodillo, debemos preparar bien las paredes y hacer arreglos. Si están en mal estado, no podremos pintar sin lijar y masillar previamente. En el caso de existir humedad, hay que subsanar primero la causas de la misma y después tapar y tratar las manchas. Por otro lado, si queremos pintar sobre diversos materiales como azulejos, metales o Pladur, antes de darle el color será necesario aplicar sobre ellos una capa de imprimación para que la pintura se pueda adherir de manera correcta.

Una vez que lo tengamos todo preparado, podremos empezar a pintar. Para hacerlo de forma profesional deberemos seguir siempre el mismo orden. Lo primero que se debe pintar es el techo para evitar con ello manchar las paredes con gotas o pinceladas inesperadas. Después hay que pintar las zonas que requieran el uso de la brocha, como las esquinas. Si hacemos los recortes amplios con la brocha, no tendremos que acercarnos luego tanto con el rodillo. En último lugar, cubriremos las zonas amplias de la pared con el rodillo de arriba abajo. 

Para la segunda capa, lo ideal es esperar al menos seis horas en el caso de utilizar pintura plástica. No olvides abrir las ventanas para que la primera capa se seque bien y pronto. Si la pintura es de esmalte, deberemos seguir las indicaciones de secado que ponga el envase. En el caso de haber utilizado una pintura monocapa, no será necesario darle una segunda capa.

Cuando terminemos de pintar, no hay que esperar demasiado tiempo para retirar la cinta. Si se deja y se seca, hay muchas posibilidades de que se rompa, deje rastro de cola en la pared o que se lleve la pintura con ella. Por último, debemos echar un vistazo e ir realizando los retoques finales con un pequeño pincel o con un rodillo pequeño para arreglar los posibles desperfectos.

Si queremos aprovechar de nuevo el material, deberemos limpiarlo de manera adecuada antes de recoger todo. En el caso de haber utilizado pintura al agua, podremos tratar los rodillos y las brochas con agua caliente para que se desprenda bien toda la pintura y dejarlos secar antes de guardarlos. Por otro lado, si los productos que hemos empleado usan disolvente, las brochas podemos lavarlas también con disolvente, no obstante, los rodillos no valdrá la pena lavarlos pues gastaríamos más disolvente del que cuesta comprar uno nuevo.

¿Te ha gustado?