13.02.2020

Reforma de pavimentos: tipos de suelos y sus características

Cuando se lleva a cabo una reforma integral, ya sea en una vivienda o en un local comercial, puede considerarse, entre otros cambios, la renovación del pavimento.

Hoy en día existe una gran variedad de materiales para el suelo. Por ello, si queremos elegir con seguridad el que mejor nos conviene, resulta imprescindible conocer las principales características de cada uno de ellos.

En primer lugar, los suelos de cerámica o porcelánicos soportan perfectamente la humedad, además son resistentes a los golpes y a los cambios de temperatura. Aunque conllevan obra y su instalación es de las más caras, hay que tener en cuenta que este tipo de pavimento puede durar para toda la vida. Los suelos porcelánicos pueden adoptar cualquier tipo de acabado, imitando a otros materiales como, por ejemplo, madera, cemento, terrazo o piedra. 

Por otro lado, podemos encontrar los suelos de piedra natural. Esta es una de las opciones más elevadas de precio y requiere de una instalación y un mantenimiento más delicado. Algunas piedras naturales reciben tratamientos específicos para reducir su porosidad, haciéndolas de este modo más resistentes a las manchas y a la humedad. No obstante, los suelos de piedra natural, como por ejemplo los de mármol, son los más exclusivos del mercado.

También podemos valorar la instalación flotante de suelos laminados, cuya colocación es de las más rápidas, pues las láminas se pueden poner sobre cualquier superficie estable y nivelada. Su precio variará según su resistencia y calidad (marcado por el código AC). Los suelos laminados se fabrican en multitud de tonos (blanqueados, roble, cerezo…) e, incluso, algunos modelos son hidrófugos e ignífugos por lo que se pueden instalar sin problemas en la cocina o el baño.

No olvides que los suelos laminados no son de madera, si lo que quieres es madera natural tendrás que optar por el parqué. El parqué puede ser macizo o preacabado. Mientras que el parqué preacabado se puede colocar de manera flotante sin ninguna complicación más, el macizo se debe encolar, lijar y barnizar durante su instalación. A pesar de que estos suelos llevan siempre una capa de barniz, son muy delicados, por ello, cada cierto tiempo se debe lijar la capa superficial, para eliminar los golpes y arañazos, y después barnizar todo de nuevo. 

Por otra parte, el microcemento está ganando terreno en el mundo del interiorismo y no solo en espacios con un estilo industrial. Este material ofrece la creación de suelos continuos, muy resistentes y fáciles de limpiar. Su instalación no es demasiado económica, sin embargo, cuanto mayor sea la superficie a cubrir, el precio del metro cuadrado se reduce de manera notable. Además, se puede aplicar sobre el suelo existente siempre y cuando los profesionales consideren que está en buen estado y nivelado.

Finalmente, podemos optar por la instalación de un suelo vinílico. Los pavimentos vinílicos son la opción perfecta si quieres hacer un cambio de imagen rápido y sencillo. Estos suelos se instalan sobre el pavimento actual de manera adhesiva o con el método de instalación en clic. Según el modelo, pueden llegar a ser muy resistentes a la humedad y al desgaste. Ofrecen una enorme variedad de acabados como, por ejemplo, imitación madera, azulejos, baldosas hidráulicas, etc. 

El equipo de profesionales de Espace Blanc cuenta con una gran experiencia en la instalación de pavimentos, tanto en viviendas como en locales comerciales. Si deseas cambiar los suelos de tu vivienda o local comercial, no dudes en contratar los servicios de una empresa especializada en construcción y reformas.

¿Te ha gustado?