07.05.2020

Las energías renovables crecen considerablemente durante el último año

Según el último informe de la Agencia Internacional de Energía Renovable (IRENA), casi las tres cuartas partes de la nueva capacidad de generación de electricidad construida en 2019 utiliza energía renovable.

Esta cifra histórica se ha alcanzado gracias a que Europa y Estados Unidos parecen haber tomado una mayor conciencia sobre la necesidad de llevar a cabo una transición absoluta hacia las renovables. Además, este impulso de las energías limpias se vio reforzado porque el año pasado se desmantelaron un número mayor de plantas de combustibles fósiles que las que se construyeron nuevas.

La proporción correspondiente a las renovables sobre la capacidad energética mundial se incrementó en 2019 hasta un 34,7%, en comparación con el 33,3% del año 2018, según datos arrojados por el nuevo informe de IRENA. De hecho, en la última década la inversión en energías renovables en todo el mundo asciende a los 3 billones de dólares. No obstante, la inversiones anuales tendrán que duplicarse de aquí al 2030 para poder combatir la emergencia climática actual.

El director general de IRENA, Francesco La Camera, afirma que “la energía renovable es una fuente de energía nueva y rentable que protege de volatilidad a los mercados energéticos y a los usuarios, apoya la estabilidad económica y estimula el crecimiento sostenible”. Y añade que “es necesario seguir trabajando para conducir la energía global hacia la senda del desarrollo sostenible y la mitigación del cambio climático, dos factores que aportan importantes beneficios económicos”.

Además, el estudio de IRENA aporta datos según las diferentes energías renovables. La energía solar se sitúa a la cabeza puesto que proporcionó el 55% de la nueva capacidad energética, principalmente en países asiáticos como China, India o Japón, pero también tuvo un repunte en otros países occidentales como España, Alemania o Estados Unidos.

Por su parte, la energía eólica se sitúa la segunda en el ranking pues representó un 34% del total de la nueva capacidad energética. Casi la mitad de las adiciones se ubicaron en China y en Estados Unidos. 

El resto de energías verdes, como la hidroeléctrica, la bioenergética, la geotérmica o la mareomotriz continúan creciendo año tras año, aunque de manera más modesta. En cuanto a la energía geotérmica, aquella que se nutre del calor de las rocas del interior de la tierra, el estudio de IRENA revela que se está expandiendo especialmente en Turquía, Indonesia y Kenia. 

A pesar de todos los avances observados en el último año, será necesario que las naciones de todo el mundo eleven sus ambiciones en lo que respecta a las renovables para poder cumplir con los objetivos energéticos y climáticos en la próxima década. Para ello, IRENA, en su calidad de miembro de la Plataforma de Inversión Climática creada para impulsar la adopción de la energía limpia y movilizar las inversiones limpias, promoverá nuevas acciones de colaboración cuyo fin será ayudar a todos los países a crear condiciones propicias y liberar la inversión en las renovables.

¿Te ha gustado?