10.04.2017

Evolución del sector retail en España

Actualmente existen más de 600.000 establecimientos comerciales en España que forman parte del sector retail, por ello, podríamos considerar el comercio minorista como uno de los principales engranajes del motor que impulsa el empleo y la economía de nuestro país.

El término anglosajón retail hace referencia a la venta al por menor, es decir, la venta que se desarrolla entre la empresa comercial, siendo este el último eslabón en la cadena de distribución, y el cliente o consumidor final.

El sector retail supone el 5,5% del PIB español, según datos del INE, este sector dio trabajo a 1.907.500 de personas en el año 2015, lo que equivale a un 10,53% de la población ocupada a final de ese mismo año. Durante siete años consecutivos la crisis económica golpeó con fuerza al comercio minorista, registrando pérdidas de millones, debido a la caída general del consumo, por lo que muchos pequeños establecimientos se vieron obligados a cerrar. Sin embargo, según los últimos datos del Índice General del Comercio Minorista de 2016, después de estos años de crisis, la tendencia de los últimos meses indica que ha habido un crecimiento, nuevas aperturas de establecimientos y creación de nuevos puestos de trabajos.

Uno de los principales cambios que se ha producido en el comercio minorista ha sido la incorporación de un nuevo modelo en el canal de venta, el comercio electrónico. Según el Informe sobre Tendencias de Medios de Pago 2015 de Tecnocom, la venta por Internet supone un tercio de la facturación total del comercio al por menor. Algunos pequeños comerciantes se han ido sumando a la venta online para superar la venta local y llegar a nuevos clientes y mercados.

No obstante, la tecnología no solo ha afectado al canal de venta, sino que también ha generado una gran cantidad de cambios en los propios modelos comerciales. El portal web Infoautónomos recoge algunas tendencias a las que cada día se suman más autónomos y Pymes para poder hacer frente a la competencia actual.

- Check Up: consiste en personalizar las ofertas gracias a la identificación de las preferencias del consumidor a través de aplicaciones móviles que chequean sus hábitos de compra.

- Tiendas sentimentales: convertir el proceso de compra en experiencias y vivencias tanto en tiendas físicas como online.

- Comunidad: las redes sociales posibilitan crear un vínculo más fuerte con los clientes.

- Comercios omnicanal: tener una presencia en todos los canales de venta equivale a una mayor facturación.

- Nuevas formas de pago: las nuevas herramientas de pago a través de los smartphones ofrecen al consumidor comodidad y garantía de seguridad.

- Big Data: extraer información de las bases de datos de los compradores permite personalizar las ofertas.

- Uso de drones: gracias a los drones se podrá reducir el tiempo de entrega de los pedidos y llegar a cualquier lugar.

¿Te ha gustado?