05.06.2017

Arquitectura sostenible: construcción ecológica en España

En los últimos años, las nuevas normas de construcción CTE (Código Técnico de la Edificación) y los planes de financiación para el fomento de energías renovables y eficiencia energética han impulsado en España un gran avance hacia la arquitectura sostenible y nuevas formas de construcción más ecológicas y respetuosas con el medio ambiente.

Este tipo de arquitectura se denomina “Arquitectura bioclimática” y cuenta ya con diversos departamentos de investigación en algunas Universidades de España. El principal objetivo de esta nueva doctrina arquitectónica es la optimización máxima de la eficiencia energética en edificios, acompañada del empleo de materiales ecológicos y el uso de energías renovables, como la instalación de paneles solares.

Algunas estrategias que se estudian y consideran a la hora de construir una edificación bioclimática son: búsqueda de un equilibrio razonable entre el sombreamiento y la irradiación solar realizando diagramas de posición de sol y sombra, climatización natural con el uso adecuado de agua y aire aplicando fenómenos naturales como la refrigeración adiabática y estrategias de almacenamiento y difusión de energías, etc.

Los criterios principales en los que se basa la Arquitectura bioclimática podrían resumirse en:

- Control del macroclima y microclima

- Ahorro energético

- Empleo de materiales sostenibles y reciclables

- Uso adecuado del aire y agua

- Planificación de zonas verdes para mejorar las condiciones climáticas y disminuir el calentamiento del medio ambiente urbano

En cuanto a la utilización de materiales, éstos deben ser ecológicos, es decir, que hayan supuesto un bajo impacto medio ambiental tanto en su fabricación como colocación y mantenimiento; además deben ser duraderos, reutilizables o reciclables. La madera se sitúa como el material con el menor impacto ambiental siempre y cuando su producción y origen sea sostenible y esté certificado. Para el aislamiento interior se puede utilizar la celulosa, obtenida a partir de periódicos o papeles que se desechan. También debemos tener en cuenta que las pinturas y tratamientos para la madera han de ser naturales y sin sustancias que contaminen como disolventes o productos químicos.

Asimismo, existen otras técnicas alternativas para la construcción, como por ejemplo la fabricación de hormigón con caucho reciclado a partir de neumáticos usados o el uso del lodo de las depuradoras de aguas residuales para fabricar ladrillos.

¿Te ha gustado?