06.11.2017

Circuito cerrado de televisión: ¿qué sistema es el mejor para tu local comercial?

El circuito cerrado de televisión, también denominado CCTV, es una tecnología de videovigilancia diseñada para supervisar una gran diversidad de ambientes, entre ellos, establecimientos y locales comerciales.

En un circuito cerrado todos sus componentes están enlazados, es decir, las cámaras de vigilancia estarán siempre conectadas a uno o más monitores de vídeo o televisores que reproducen las imágenes capturadas. Además, para mejorar su eficacia, estos sistemas suelen incluir visión nocturna, operaciones asistidas por ordenador y detección de movimiento.

A la hora de instalar cualquier sistema de CCTV es importante elegir primero qué tipo de cámaras queremos para nuestro local, para ello, hay considerar una serie de factores clave. En primer lugar, debemos tener en cuenta cuál va a ser la resolución de las cámaras, cuanto mayor sea la resolución más detalles podremos distinguir en las imágenes. También hay que sopesar qué ángulo de visión o apertura van a tener. Este ángulo está determinado por el valor f, cuanto menor sea este valor, el ángulo de visión será más grande, sin embargo irá disminuyendo el enfoque de los objetos más lejanos. Asimismo, debemos determinar también la luminosidad, según la cantidad de luz necesaria para visualizar las imágenes con nitidez.

Una vez evaluadas las características de las cámaras, el siguiente paso consiste en elegir el tipo de tecnología. Una primera opción son las cámaras CCTV analógicas, basadas en el modelo televisivo estándar PAL. A pesar de que su instalación es la más sencilla, estas cámaras tienen el inconveniente de que cuentan con una resolución muy baja. Una segunda opción que podemos escoger son las cámaras CCTV HD TVI que destacan por la alta definición que ofrecen. Además tienen un precio económico y son bastante sencillas de instalar mediante un cable coaxial entre cámara y grabador. Estas cámaras permiten resoluciones de 720p – 1080p, aunque ya están apareciendo algunas en el mercado de hasta 3Mpx. Finalmente, en tercer lugar, están las cámaras CCTV IP que aprovechan las ventajas de las redes de cableado estructurado. Estas cámaras se instalan y configuran en base a una red de área local, por ello, aunque su instalación no es tan sencilla como las anteriores, su resolución es mucho mayor, alcanzando hasta los 12Mpx.

Tras elegir las características y la tecnología, solo faltaría seleccionar el formato de las cámaras. Por un lado, están las cámaras bullet, con forma tubular, que pueden ser instaladas tanto en techo como en pared. Y por otro lado, existen las cámaras domo, con forma semiesférica, apropiadas para montaje solo en techo.

La empresa de construcción y reformas Espace Blanc, especializada en el sector retail, cuenta con una amplia experiencia en la instalación de sistemas CCTV en establecimientos y locales comerciales de grandes firmas como Sunglass Hut, Kiehl’s, Carpisa o SuperSkunk.

¿Te ha gustado?