21.02.2018

Energías renovables: acelerar el cambio hacia un mundo más limpio

Aunque el Acuerdo de París supuso un hito histórico en lo que respecta a la concienciación a escala mundial sobre la lucha contra el cambio climático, estamos lejos de alcanzar los objetivos marcados para el 2020.

Son muchos los obstáculos que aún tenemos que superar y eso exige el compromiso y el liderazgo político de todas las naciones. Según ha expresado el director ejecutivo del Programa Ambiental de la ONU, “si invertimos en las tecnologías adecuadas, asegurando que el sector privado está implicado, aún podemos cumplir la promesa hecha a nuestros hijos de proteger su futuro”.

Para ganar la batalla contra el cambio climático es necesario trabajar de forma ardua en tres factores elementares:

- Un nuevo diseño de mercado eléctrico centrado en el consumidor y enfocado hacia tecnologías más limpias y eficientes
- Nuevos objetivos e instrumentos de eficiencia energética
- Mayor ambición en materia de energías renovables

Por suerte, poco a poco las grandes potencias mundiales se están dando cuenta de que frenar la transición energética significa frenar el desarrollo y la competitividad de nuestras sociedades. De hecho, según los datos arrojados por el último informe de la Agencia Internacional de Energías Renovables, los costes de producción alcanzados por la energía eólica o la energía solar fotovoltaica ya se encuentran por debajo del coste de producción que suponen los combustibles fósiles.

Ante estos datos, el Banco Mundial anunció el pasado mes de diciembre que después de 2019 dejará de financiar todas las operaciones de explotación y producción de petróleo y gas. Asimismo, Francia prevé cerrar sus centrales de carbón para el 2021, mientras que Reino Unido e Italia se sumarán a esta propuesta para el año 2025 y Portugal y Holanda lo harán antes del 2030. Además, otros países como Noruega han declarado que no se podrá comprar un coche de gasolina o diésel a partir de 2025.

¿Te ha gustado?