09.10.2018

5 tendencias que marcarán el sector retail en 2019

Brandsdistribution, líder en la distribución en línea B2B de ropa y accesorios de diseño, ha publicado su primer estudio analizando la opinión de los empresarios del sector retail.

Este estudio avanza las cinco tendencias más claras que marcarán a dicho sector el próximo año.

En primer lugar, los e-commerces pasarán a ser a-commerces, es decir, las plataformas de comercio online se convertirán en plataformas completamente automatizadas y gestionadas por Inteligencia Artificial. Esto permitirá un mayor rendimiento en todas las áreas: logística, pedidos, atención al cliente, facturación, etc. Además, con la futura automatización se podrá detectar problemas y oportunidades de manera inmediata y proponer posibles cambios sobre la marcha.

En 2019, se potenciarán los canales de venta a través de Internet mediante el dropshipping, haciendo frente a Amazon. Gracias al dropshipping los retailers dispondrán de sistemas logísticos para agilizar sus procesos y, por tanto, ser más competitivos en las entregas y reducir gastos de almacenaje, operaciones y gestión de stock.

En tercer puesto, cabe destacar la personalización en los puntos de ventas, pues el próximo año las estrategias de CRM (Customer Relationship Management) se pondrán en cabeza. Los retailers deberán ser capaces de personalizar las ofertas según los gustos del consumidor, así como interactuar con él en redes sociales, tienda online y puntos de venta offline. Todo ello se verá recompensado con un aumento en la recurrencia de la compra y repercutirá en la publicidad boca a boca hacia clientes potenciales.

Por otro lado, se prevé una huida masiva de usuarios en Facebook, por lo que el estudio de Brandsdistribution apunta que en 2019 las empresas reducirán sus presupuestos de marketing en Facebook. Esta caída representará una oportunidad para las nuevas redes para captar la atención de los consumidores.

Como quinta y última tendencia dentro del sector retail, en 2019 las compras se volverán más éticas. Cada vez más consumidores se preguntan cómo se fabrican o de dónde vienen los productos que consumen. En este sentido, será muy importante que las empresas eliminen los materiales no reciclables en los procesos de producción y que disminuyan el grado de contaminación que generan. El consumidor también tendrá en cuenta la aportación de las empresas a la sociedad, repercutiendo en gran medida en la toma de decisión de compra.

¿Te ha gustado?